¿Qué es la Ansiedad? Claves para entenderla

La ansiedad es como una mecedora, te da algo que hacer pero no te lleva muy lejos.

 Jodi Picoult

La Ansiedad, por todos conocida (aunque sea de oídas), ha tomado en los últimos años un protagonismo significativo en nuestras vidas.

Sea por la borágine de nuestras rutinas, por la hiperexigencia del entorno (y la que yo me impongo), por la competitividad del mundo… sea por lo que fuere, la ansiedad se hace presente en nosotros, aunque haya ocasiones en las que ni siquiera seamos capaces de reconocerla.

¡Libérate de la ansiedad! Desazte de ella para que no te produzca malestar… Bueno, ¿y si te digo que la ansiedad no solo está para no dejarte dormir y producirte taquicardias? 

¿Cómo me ayuda la ansiedad?

Tradicionalmente, la Ansiedad es una reacción adaptativa que se produce en nuestro organismo como respuesta a una situación que valora como amenazante para su integridad o supervivencia. Es decir, activa y prepara al organismo para enfrentarse a un desafío o posible amenaza. 

Visualiza por un momento a nuestro ancestros, los hombres de neandertal haciendo frente a un mamut gignte. ¿Cómo crees que va a reaccionar su organismo? ¿qué pasa con sus músculos? ¿con el ritmo de su corazón? ¿con su respiración?… Gracias a esa activación de su cuerpo, estaban preparados para hacer frente a semejante amenaza, o bien salir corriendo rápidos y veloces.

Ese mecanismo que les permitió sobrevivir, es el que se ha ido transmitiendo generación tras generación, hasta nuestros días. 

¿Pero qué sucede a día de hoy?

Los mamuts del siglo XXI

Imagina que estás en tu lugar de trabajo, y tu jefe que llama para que vayas a su despacho. ¿Qué cosas se pasan por tu cabeza? -«Uy, qué querá. Están haciendo un ERE, a ver si me va a tocar a mí. ¡Qué voy a  hacer como me despida!» Y mientras piensas en ello, tu corazón comienza a acelerarse, te sudan las manos, tu respiración se acelera y se te seca la boca… 

Tu organismo está reaccionando como lo hacía millones de años atrás, al valorar esta nueva situación como amenazante para tu vida. Ahora bien, ¿esta reacción te ayuda a hacer frente a la charla con tu jefe, o solo te pone más nervioso?

Si por el contrario, acabara de presenciar un accidente de tráfico, y mi cerebro hiciera saltar la alarma activando mi ansiedad; en este caso sí me sería de ayuda, pues me permitiría tener una reacción rápida e ir a socorrer o pedir ayuda. Otas situaciones en las que un poco de ansiedad es de ayuda pueden ser; tener que hacer un exámen, terminar un trabajo dentro de la fecha prevista, o participar en una carrera. 

En todos estos casos, un nivel medio de ansiedad, me permite sacar mi máximo de productividad.

¿Dónde está el problema entonces?

El problema viene cuando activamos la ansiedad ante estímulos que objetivamente no suponen una amenaza directa para nuestra vida; que nos llame el jefe a su despacoh o una llamada de teléfono a las 3:00 am. 

Y cuando esa activación se sostiene demasiado en el tiempo. En estos casos, mantener a nuestro organismo en un estado de activación tan importante, durante mucho tiempo, acaba pasando factura. Hemos forzado demasiado la maquinarie, lo que conlleva entrar en un estado de agotamiento, que nos repercute a todos los niveles; físico, mental y emocional. 

¿Qué hace saltar la alarma?

La interpretación que hacemos de la realidad es lo que determinará que salte o no nuestra señal de alarma y por lo tanto, se dispare la ansiedad. 

Esto quiere decir que, la realidad es la que es, pero depende de nosotros que nos afecte en mayor o menor medida. Es cierto que hay circunstancias en la vida que son inequívocamente estresantes, pero también es cierto, que la visión que tenga de ellas, la valoración que haga de mis capacidades y el modo de hacerles frente, determinará mucho qué tan intensa o negativa sea la experiencia que vivio. 

Ya conoces un poco más sobre la ansiedad ¿Te gustaría saber cómo poder aprender a gestionarla? Te invito a leer el siguiente post, con algunos consejos para sacar de ella lo mejor. 

 

Si tienes cualquier duda o necesitas profundizar en algo más, ¡ya sabes dónde encontrarme!